ESPECIALES El flamenco, en cuarentena

El flamenco, en cuarentena

Las cancelaciones de festivales y conciertos por el coronavirus paralizan al género, que se nutre desde antiguo del mercado internacional · Los artistas se activan en redes sociales reforzando el contacto con sus seguidores con clases, conciertos y adhesiones al #yomequedoencasa

Tomasito en su cocina ( Facebook de Tomasito)

Tomasito lo ha pedido por bulerías desde su cocina. ¡Quédate en casa! Así estamos todos. Y así está el flamenco. Los artistas han tenido que deshacer las sempiternas maletas ante la avalancha de cancelaciones de festivales y actuaciones. A punto estaba de arrancar en Nueva York el Flamenco Festival cuando tuvo que anunciar que se posponía para otoño. Y “posponer” es la palabra clave. La que reclaman no sólo los cantaores, bailaores y guitarristas, sino también los creadores, técnicos, productores y representantes. Y no sólo los flamencos, sino las artes escénicas en bloque, que ya se apresuran a valorar pérdidas y reclamar compensaciones laborales pues, no en vano, el sector cultural es una fuerza productiva que representa el 3% del PIB. El Festival Flamenco de Nîmes, la Flamenco Biennale de París y el Festival de Jerez, las tres primeras grandes citas flamencas del año, pudieron celebrarse con normalidad. Aunque ya el último tramo del festival jerezano tuvo que contener la respiración ante el aumento de casos de contagio. Ya de forma preventiva, una treintena de cursillistas de China habían cancelado su inscripción. Ese fue el único efecto directo de la pandemia para una vigésimo cuarta edición que logró sumar casi 21.000 espectadores.

Flashmob online de María del Mar Moreno y sus alumnos

Tras bajar el telón del Teatro Villamarta con la ‘Invocación’ del Ballet Nacional de España, los hechos se precipitaron. Madrid, ahora la comunidad más afectada, con miles de contagios y la sanidad colapsada, comenzó a cancelar eventos públicos. De los primeros, la gala del 11 de marzo en el Teatro Circo Price de los Premios de la Música Independiente 2020, cuyo galardón al Mejor Álbum Flamenco se disputan David Lagos, Las Migas, Chico Pérez, Paco Soto y Mariola Membrives. La organización anunció que será reprogramada. Y la misma decisión tuvo que tomar enseguida la mencionada cita norteamericana, que tenía preparada una edición especial por su vigésimo aniversario, con 30 artistas repartidos por 20 escenarios de la ‘gran manzana’, que iba a ser punto de partida para el festival ‘on tour’ por ocho ciudades de Estados Unidos. Con un comunicado oficial, informó de su aplazamiento. En paralelo, iban cancelándose actuaciones previstas en ciclos como el andaluz Flamenco Viene del Sur, teatros, peñas y salas. También echaron el cierre los tablaos de toda España, emblema turístico nacional, una vez que el Gobierno de España decretó el estado de alarma el pasado 14 de marzo, en principio por dos semanas, y ya prorrogado hasta el 11 de abril. Y eso supuso el confinamiento de toda la población, traducido en el solidario y responsable movimiento civil #yomequedoencasa.

Esperanza Fernández y Miguel Ángel Cortes (Instagram de Esperanza Fernández)

Así que los flamencos, el flamenco, se ha quedado en casa. ¿Y que está haciendo? Pues no parar. Como dijo José de la Tomasa por whatsapp a sus alumnos y alumnas de cante de la Fundación Cristina Heeren, “el flamenco nunca se va a parar porque va dentro del alma”. De hecho, la escuela de flamenco sevillana articuló enseguida recursos para que sus profesores pudieran dar clases online a sus estudiantes, utilizando su aula virtual y aplicaciones disponibles en móviles, tablets y portátiles. Y, de ello, ha dado cuenta en su web, en la prensa y en redes sociales. Precisamente, en Instagram y Facebook es justo donde los flamencos están “actuando” durante estas inusuales jornadas. Unos se autorretratan, otros comparten lecciones y aquellos ofrecen cantes, toques, escobillas y hasta recitales. A Niña Pastori y Chaboli los hemos escuchado, a voz y piano, con su “Dime que me quieres”; a Farruquito lo hemos visto cantar con su familia “La fe del amor”; Alba Molina hacía lo mismo desde el sofá de casa versionando, con su niño y Andreas Lutz de O’Funk’illo, “Un beso de desayuno” de Calle 13; Esperanza Fernández y Miguel Ángel Cortés, desde el jardín, han grabado un variación del ‘Nuevo día’ de Lole y Manuel clamando por el #yomequedoencasa… Y ya hay programados conciertos vía Instagram, como el de la cantaora María José Pérez en el ciclo en streaming Tiempo de Arte Festival, por el que también va a pasar el cantaor Alfredo Tejada.

 

María Pagés, lee en bata de cola. Foto Instagram d María Pagés

Algunas bailaoras están compartiendo con sus seguidores clases para hacerles más llevadera la cuarentena. Belén Maya, que se encuentra en Roma, propone a diario una entrega de su serie de ejercicios técnicos para bata de cola… pero que, a falta de bata, ejecuta en pijama. Un seguidor ha bautizado la serie, que se complementó con una clase en directo por vídeoconferencia, como “pijama de cola”. Y si Rafaela Carrasco reta con variaciones por seguiriyas, Concha Jareño anda desentrañando un montaje por guajira. María del Mar Moreno ha instigado un flashmob online con las alumnas de las distintas sedes de su escuela: desde Jerez a París, de Milán al País Vasco, de Madrid a Ginebra. También hay quien, simplemente, recomienda escuchas, vídeos y lecturas, o rescata imágenes y grabaciones de sus archivos. Y quien, simplemente, lee en el sofá como María Pagés… pero con la bata de cola puesta, dejando la más icónica foto del #yomequedoencasa. Pero, preguntes a quien preguntes, todos coinciden en lo mismo: en lo porvenir. Las próximas actuaciones, los siguientes estrenos, las nuevas creaciones, los discos futuros, la Guitarra de Córdoba, Mont de Marsan, el Cante de las Minas, Flamenco On Fire, los festivales de verano, la Bienal de Sevilla… la esperanza. Porque el flamenco está siempre en el alma pero, dentro de poco, estará de nuevo en el mundo entero.

 


por Silvia Calado Olivo para Globalflamenco.com


 

Flamencoymas.com -Tienda online de Flamenco