ACTUALIDAD DE FESTIVALES FESTIVAL DE DANZA IBÉRICA CONTEMPORÁNEA 2019. Querétaro, capital latinoamericana del flamenco

FESTIVAL DE DANZA IBÉRICA CONTEMPORÁNEA 2019. Querétaro, capital latinoamericana del flamenco

La bailaora María Juncal presentó el espectáculo 'Espacio en blanco' en el Teatro Metropolitano, tras el encuentro de los artistas en cartel con la prensa mexicana

Los artistas del Festival Ibérica Contemporánea posan para la prensa. Foto: Daniel M Pantiga

Querétaro presume de ser un destino cultural. Y también de ser la capital latinoamericana del flamenco. Ya se ha convertido incluso en un lema institucional, además de en un recurrente titular para la prensa mexicana. Y no es el mayor logro del Festival de Danza Ibérica Contemporánea en México en sus doce años de vida y siete ediciones. Lo superan la natural incorporación del flamenco a la vida queretana, el programa formativo que ya convoca a más de 400 alumnos en la escuela Proart (y no sólo del país azteca, también de China, Estados Unidos, Canadá y Brasil)… y, en especial, el ambiente de convivencia entre los artistas en cartel. Pues este festival no sólo sucede en las aulas y los escenarios, sino también en el backstage. En palabras de la directora del festival, Adriana Covarrubias, «se ha hecho una gran hermandad entre artistas».

Los artistas del Festival Ibérica Contemporánea bailan por bulerías ante la prensa. Foto: Daniel M Pantiga

La foto de familia que pudieron tomar los periodistas convocados al «media day» en el Teatro Metropolitano así lo atestigua. Los bailaores Ana Morales, Manuel Fernández Montoya ‘El Carpeta’, Eduardo Guerrero, Pedro Córdoba, María Moreno, Valeriano Paños, José Galán, Rafael Estévez… pero también clásicos españoles como Maribel Gallardo, Manuel Segovia, Nuria Balbaneda… y además los contemporáneos Francisco Lorenzo y Eduardo Alves, junto con los músicos Matías López ‘El Maty’ y Sergio de Lope, posaron, departieron y compartieron un encuentro informativo que rompió en fiesta por bulerías en cuanto el maestro Cristóbal Reyes dio la llamada.

María Juncal en «Espacio en Blanco». Festival Ibérica Contemporánea 2019. Foto Daniel M Pantiga

La única que faltó fue la más buscada por micros, cámaras y grabadoras, la bailaora más mediática de México: María Juncal. La artista, portada del último suplemento ‘VSD!’ del periódico AM de Querétaro, estaba en esos momentos ultimando los detalles técnicos de su espectáculo ‘Espacio en blanco’. La bailaora canaria, emparentada con los Borrul, ilustró con su nueva creación el evento impulsado por el Club de Industriales y AM, que contó con apoyo in situ del gobernador del estado Domingo Domínguez Servién, igualmente convencido de la capitalidad flamenca queretana. La propuesta va, según declara la artista en la citada revista, sobre «la vida de cualquiera y la suerte de escribirla día a día».

María Juncal en «Espacio en Blanco». Festival Ibérica Contemporánea 2019. Foto Daniel M Pantiga

Y esa idea la fue exponiendo a lo largo de cuatro escenas. La primera, concebida como un despertar, es la ‘Canción de la piel sin mácula’. El cuerpo lo deja libre, como garabateando posibilidades. La segunda, ‘Canción del caminante’, se concreta en una seguiriya que saca a la bailaora de su zona de confort. El cante de Jesús Corbacho le trazó, marcheneando, la senda. Descansa, se pierde, regresa, da pasos. El caminante. La caminante. Por una senda diagonal de luz, la Juncal marca sus pasos, asienta los movimientos, afianza sus mudanzas. No busca el aplauso seguro del virtuosismo, sino algo aún más intenso, más difícil, más interior. Y lo halla en densos escorzos cíclicos, en tensas pausas, en cortantes silencios, en hipercontroladas explosiones. Un  caminar distinto, de ruptura consigo misma, que le alimenta la sensible guitarra de Óscar Lago.

María Juncal en «Espacio en Blanco». Festival Ibérica Contemporánea 2019. Foto Daniel M Pantig

La ‘Canción del agua’ es una suerte de distensión, un tomar aliento. Tiene forma de guajira, la voz sumada de Juan Carlos Triviño, y un andar femenino, sinuoso, de suave curva. Pero con firmeza. Hasta concluir en la soleá que da título al espectáculo, visualmente contradicha por el reiterado recurso al negro sobre negro en toda la propuesta. De ese no-color es también la bata de cola del baile final, del último tramo. Que la bailaora resuelve equilibrando el ímpetu y la contención, hasta un final en espiral ya fundido con la entusiasta ovación de un público al que su gobierno acaba de  prometer seguir reforzando el impulso a las artes escénicas. Y eso mientras se publican noticias sobre la tramitación del marchamo «Ciudad Creativa» de la UNESCO, entidad mundial para la cultura con la que está comprometida desde que la ciudad fuera declarad en 1996 Patrimonio de la Humanidad. Como también lo es el flamenco.

María Juncal en «Espacio en Blanco». Festival Ibérica Contemporánea 2019. Foto Daniel M Pantiga
Flamencoymas.com -Tienda online de Flamenco