ACTUALIDAD DE FESTIVALES Festival de Danza de Itálica 2019. ‘Impulso’, Rocío Molina con Rafael Riqueni

Festival de Danza de Itálica 2019. ‘Impulso’, Rocío Molina con Rafael Riqueni

Rocío Molina y Rafael Riqueni en el Monasterio de San Isidoro del Campo. Foto © Festival de Danza de Itálica

Un absoluto privilegio. Eso fue respirar el ‘Impulso’ de Rocío Molina con Rafael Riqueni en el Festival de Danza de Itálica 2019. Sí, respirar. Pues este nuevo asalto de la malagueña, invitando al maestro del toque sevillano, fue algo aéreo, oxigenante, inspirador. El contexto ya obraba magia per se: el Claustro de los Muertos del Monasterio de San Isidoro del Campo, una joya del mudéjar enclavada en el histórico conjunto cisterciense sevillano. En ese lugar recóndito, con capacidad para apenas un centenar de almas (sin contar las que allí habiten), nació para morir una fugaz poesía de danza, música, búsqueda y encuentro. Pues hallarse el uno al otro hasta fluir juntos, fue el motor del inédito diálogo. Con cada giro, con cada paso, con cada quiebro, con cada escorzo, la danzaora acortaba distancias con el tocaor. Y las melodías, los sonidos, los rasgueos, los trinos y también los silencios se le ofrecían a la artista como hilos de los que halar. Con los que acercarse. Con los pies, con los brazos, con las alas… las de pájaro, las de mariposa, las de heroína. Y a volar. Y a jugar. Y a entenderse. Y a tantear el espacio. Y a palpar los tiempos. Y a ahondar en la ‘Amargura’. A sublimar. A mecerse. A acercarse. Hasta el abrazo. Una absoluta belleza.

Rocío Molina en el Monasterio de San Isidoro del Campo. Foto © Festival de Danza de Itálica

Texto por Silvia Calado Olivo para Globalflamenco


 

Flamencoymas.com -Tienda online de Flamenco