FESTIVAL DE JEREZ 2019 Festival de Jerez 2019. Ana Morales, ‘Sin Permiso’

Festival de Jerez 2019. Ana Morales, ‘Sin Permiso’ [Reseña, galería de fotos, vídeo]

La bailaora conmovió al Teatro Villamarta con su nueva obra, dirigida junto a Guillermo Weickert

por Silvia Calado para Globalflamenco.com
fotos © Daniel M Pantiga


Hipersensible. Intimista. Poética. Pero compartible. Ana Morales ha logrado trascenderse partiendo de una inquietud profunda. Aunando equilibradamente los abstractos lenguajes de la danza, la música y la escena, universaliza los sentimientos de la pérdida, la ausencia, la soledad, el recuerdo, la incomunicación, el desencuentro, lo hombre, lo mujer… ‘Sin permiso. Canciones para el silencio’ la eleva como intérprete, pero más aún como creadora. Y de la forma que enriquece: en modo equipo. La alianza en la dirección escénica y artística con el creador escénico contemporáneo Guillermo Weickert le determina esta obra… y una nueva etapa de interesante madurez.

Ana Morales, ‘Sin Permiso’. Festival de Jerez 2019. Foto © Danielmpantiga.com

El abrigo. Es el objeto tangible que nos hace comprender. El olor activa la memoria. Fumar. Pescar. Silencio. La piel desnuda. La mirada enmascarada. La luz sensible. Los sonidos lejanos que la máquina de Daniel Suárez procesa. Olas, ecos, murmullos. Soledad. El cuerpo abriéndose, sincerándose. El guitarrista Juan Antonio Suárez ‘Canito’ viene pasando: petenera en camino. De un vestuario nude a capas, la cola de bata es mantón. Y no lo alcanza. Tampoco a su otro, al bailarín. La compatibilidad léxica flamenco-contemporánea favorece la expresividad del ‘Dúo acompasado’ con el fluido José Manuel Álvarez. Para unirse. Y para distanciarse.


La celosía desvela al cantaor-tocaor Juan José Amador. Un cante-toque de rapsoda que, en la bucólica dureza de la serrana, motiva los hipnóticos giros, vuelos, escorzos y suspensiones de la divina bailaora con bata y cola. Lo intenso. Lo sensible. La escucha. Lo hombre cierra filas frente a ella. Con el fútbol como símbolo. Con su próxima falda hecha hatillo y balón. Con la bulería como alirón. Y ella absorta en su plano. Sevilla la hace volver en sí, aproximarse, concretar lo abstracto en danzar popular, compartida, fiesta. Sevillanas de (su) aquí. En su destino. Rumba de la Cataluña donde vino a nacer. La escena se recongela. ‘Seguiriya del hombre’ plantea un cúlmen. Ella es ellos. Contundente, tajante, preciosa, violenta, combativa, poderosa. Pero la herida persiste. Y necesitará consuelo. ‘Luz de luna’, quejada por el cantaor, la envuelve como sanándola. Y su danza de piel, tras el espasmo, se vuelve susurro. Pescaba, fumaba, silencio, abrigo.


Ana Morales from Festival de Jerez Televisión on Vimeo.

 

Flamencoymas.com -Tienda online de Flamenco