BIENAL DE FLAMENCO DE SEVILLA 2018 Bienal de Flamenco de Sevilla 2018. Tomás de Perrate, ‘Soleá sola’

Bienal de Flamenco de Sevilla 2018. Tomás de Perrate, ‘Soleá sola’ [reseña y fotos]

"La puerta entorná", reseña por Silvia Calado Olivo del concierto que el cantaor de Utrera presentó en el Teatro Central, junto a músicos como Inés Bacán, Alfredo Lagos y Refree

La puerta entorná



por Silvia Calado Olivo para Globalflamenco.com

fotos © Bienal Flamenco Sevilla/ Óscar Romero


Hay quien tiene la puerta cerrada a cal canto. Y hay quienes así quieren que por siempre quede. Pero hay quien la deja entorná. Por si te da por llamar, por asomarte, por recibir, por entrar… o por salir. Así está la de Tomás de Perrate. El cantaor tiene su casa. Y suya es la llave. Algo que viene reclamando desde su disco debut ‘Perraterías’. Aunque es hijo de Perrate de Utrera y nieto de Manuel Torre, creció escuchando otras músicas y hasta fue batería de rock. Después, nació el cantaor. Y esa convivencia musical que lo forja no ha hecho sino pedir paso.

Tomás de Perrate y Antonio Moreno. Foto © Óscar Romero/Bienal de Flamenco

La colaboración con Israel Galván lo ha conectado con la contemporaneidad, con el director artístico Pedro G. Romero y con músicos como los Proyecto Lorca (el percusionista Antonio Moreno y el saxofonista Juan Jiménez). Ahí están los tres en ‘Soleá sola’, presentándose en la XX Bienal. Lo mismo que están la cantaora Inés Bacán, el guitarrista Alfredo Lagos, el moronero Paco de Amparo y el indie Refree, a quien se ha encomendado para la producción del disco que será. Y aunque en ninguno de ellos hay renuncia a su discurso, ni tampoco una necesidad comunal, sí que hacen por sintonizar con el tono general de escape, reto y voluntad por el que apuesta, con absoluta decisión, el cantaor.

Tomás de Perrate y Alfredo Lagos. Foto © Óscar Romero/Bienal de Flamenco

‘Soleá sola’ Lo desarrolla en un repertorio de quince escenas, cada una basada en un estilo cantaor. Y después, cada una derivada. Para la «toná nueva» de ‘Los fonemas’ ni necesita palabra: sólo profundidad. Para el romance ‘Melisenda insomne’ reclama vanguardia sonora. Para las seguiriyas, requiere latido vivo, a lo antiguo, a lo estratosférico, a lo Alfredo Lagos. Para el pregón al padre, le basta su eco subterráneo. Para densificar el ambiente, acude a Refree enchufado. Para un del revés tocaor, le pide la de madera: toque ensuciado y naïf por seguidillas alosneras. Para la nana de Inés, ahí se queda: sampleándole la agonía. Para la soleá, sienta en la mesa al percusionista: incontinente compás de plato, cuchara y botellas. Para mentar a Diego del Gastor, llama a Morón. Para los tangos, viaja al otro lado. Para ser cantaor, ha de ser libre. La puerta la tiene abierta.

Tomás de Perrate. Foto © Óscar Romero/Bienal de Flamenco

 

Flamencoymas.com -Tienda online de Flamenco