BIENAL DE FLAMENCO DE SEVILLA 2018 Bienal de Flamenco de Sevilla 2018. Carmen Linares, Ghalia Benali & Mariví...

Bienal de Flamenco de Sevilla 2018. Carmen Linares, Ghalia Benali & Mariví Blasco, ‘Romances entre oriente y occidente’

"La encrucijada que somos", por Silvia Calado Olivo. Artículo sobre el encuentro musical multicultural dirigido por Fahmi Alqhai en el Alcázar de Sevilla

La encrucijada que somos

por Silvia Calado Olivo para Globalflamenco.com

fotos © Bienal Flamenco Sevilla/ Óscar Romero


Carmen Linares, Ghalia Benali y Mariví Blasco en «Romances entre Oriente y Occidente». Foto © Óscar Romero/Bienal de Flamenco

Hace ya tres bienales que hay una presencia artística segura. Y nada tiene que ver con el flamenco. El músico antiguo Fahmi Alqhai se ha hecho hueco en este festival a partir de su premiada colaboración con Arcángel en ‘Las idas y las vueltas’. El violagambista volvió a repetir en la siguiente edición mano a mano con Rocío Márquez a cuenta del ‘Diálogo de viejos y nuevos sones’. Y en el vigésimo festival, el director del Festival de Música Antigua de Sevilla, regresó con ‘Romances entre oriente y occidente’. Una propuesta con anexo discurso integrador y multicultural, basada en las conexiones históricas entre las culturas árabe y castellana (flamenco incluido). Cada una tiene su propia voz… de mujer. La flamenca es la maestra Carmen Linares. Cante sabio, sereno, de vuelta. La castellana es la soprano Mariví Blasco. Canto brioso, anacrónico, afilado. Y la árabe, la belga-tunecina Ghalia Benali. Cantar voluptuoso, expresivo, poderoso. Tres cantantes. Tres culturas.

Carmen Linares en «Romances entre Oriente y Occidente». Foto © Óscar Romero/Bienal de Flamenco
Ghalia Benali en «Romances entre Oriente y Occidente». Foto © Óscar Romero/Bienal de Flamenco

El romancero de los siglos XV y XVI era hilo conductor: el del caballero al que aguardaba la muerte en Sevilla, el de la pérdida de Alhama, el de la perra mora, el desconsolado de Juan del Encina… Más seguiriyas y tangos morunos. Romancero en cuanto a palabra. También romancero en cuanto a música. La interpretan Accademia del Piacere (viola de gamba, órgano, clave, percusión), Kiya Tabassian al setar y, operando como imprescindible nexo, el guitarrista flamenco Dani de Morón. Quien tuvo su merecido primer plano con una farruca que, inexplicablemente, todo lo encajó. El entorno no podía ser más favorable al encuentro. El Alcázar de Sevilla, palacio cristiano y moro, era la traslación arquitectónica de lo que la música venía a expresar. La encrucijada que los andaluces somos.

«Romances entre Oriente y Occidente» en el Alcázar de Sevilla. Foto © Óscar Romero/Bienal de Flamenco

Más información, programa y entradas en la web oficial

Flamencoymas.com -Tienda online de Flamenco