BIENAL DE FLAMENCO DE SEVILLA 2018 Bienal de Flamenco de Sevilla 2018. José Valencia, ‘Bashavel’

Bienal de Flamenco de Sevilla 2018. José Valencia, ‘Bashavel’ [reseña y fotos]

"La poesía que nos salva", reseña de Silvia Calado Olivo sobre la nueva obra del cantaor lebrijano, estrenada en el Alcázar de Sevilla

La poesía que nos salva

por Silvia Calado Olivo para Globalflamenco.com

fotos © Bienal Flamenco Sevilla/ Óscar Romero


La poesía fue la vía por la que el cante se repensó a finales del pasado siglo. Y no nos referimos a la ampliación del repertorio letrístico, sino a una verdadera renovación musical. Algunos cantaores encontraron en el verso no sólo inspiración creadora, sino nuevos modos de enfocar las melodías, de confrontar la palabra al compás, de hacerse acompañar. Lo cual, a la vez, daba a luz cantaores “nuevos”. Ahora sabemos que este campo de cultivo sigue siendo fértil para el cante y para los cantaores. Ahora estamos convencidos de su capacidad transformadora. Ahora sabemos que José Valencia es un cantaor nuevo. Ahora ‘Bashavel’ es su camino.

José Valencia en el Alcázar de Sevilla. Foto © Óscar Romero / Bienal de Flamenco de Sevilla

El cantaor lebrijano, que lo trae todo demostrado alante, atrás, en directo y en estudio, ha explorado la poesía de la cultura romaní. De ese ancestral tesoro ha escogido casi una decena de poemas que ha acercado al flamenco, para encontrar el lirismo de su propio cante. Lo ha hecho comprendiendo que la clave estaba en lo musical, asumiendo su voz como un instrumento aún por explorar. Y, para ello, tiene a su lado al siempre compañero Juan Requena, asumiendo la dirección musical para componer obra nueva. Aunque, por supuesto, está blandiendo su lúcida guitarra en la mayor parte de ‘Bashavel’, ha entendido que este repertorio requería otros matices, otra sofisticación. Los aportan un cuarteto de cuerdas, con arreglos de Rafael Fernández Viedma, el acordeón de Cuco Pérez, el violín de Nicolás el Calabacín y la cuidadosa percusión de Paquito González.

José Valencia y Karime Maya en el Alcázar de Sevilla. Foto © Óscar Romero / Bienal de Flamenco de Sevilla

Qué hermoso cuando ese grupo empezó a sonar en el Patio de la Montería del Alcázar de Sevilla, como segunda propuesta palaciega de la Bienal 2018, y José Valencia empezó a cantar el ‘Antes que nosotros’, un alegato de defensa de la naturaleza a modo de canción sobre bulerías. Ya sentado, con acordeón y violín invocando lo balcánico con aire de farruca, cantó ‘Entre lo blanco y endrina’. La potencia bajo control. Todo temple en la ejecución. Lo impensable hace algunos años. Cómo dejó caer el “tiembla” final. Tomó resuello a lo flamenco en las luminosas alegrías que le vino a bailar, tan enérgica y compuesta, Karime Amaya. Qué pena de palabras que se quedaron desdibujadas por mor de la vocalización, mejorable en todo el recital. Sonaron las campanas de la Giralda. Asomaron algunas estrellas. Encauzó entonces los versos “la que habita entre llantos” en clave de malagueña. “Qué pureza”, canta, clama.

José Valencia en el Alcázar de Sevilla. Foto © Óscar Romero / Bienal de Flamenco de Sevilla

Y llegó el estremecimiento cuando cantó en caló el ‘I’luludi merinasque’ (‘la flor de la muerte’) del poeta yugoslavo Rajko Yurik: se convirtió en un cantaor nuevo. El brillo de la voz, la limpieza en las subidas, la sutilidad al recogerla. Volvería al José Valencia conocido en el poema de la infancia perdida, la soleá por bulerías, el pulmón ancho, concisión y al grano. Pero sólo fue un suspiro. Tenía otro estremecimiento al llegar. ‘Hondo arrebato’, de aspiración seguiriyera, es una joya musical. Con esa base hipnótica del percusionista. Con esos matices vocales. Con ese punto de giro que le clava la guitarra. Con esa intensidad. Y con esas letras… “Si no es para morir contigo, no quiero libertades”. Nos devolvió a la vida con las bulerías ‘Mírala’, más estándar, más esperable. Para la despedida, volvió a levantarse y, buscándonos a todos con la mirada, con todo el grupo arropándole, con todas las texturas de su voz, con toda la calma, cantó a los sueños que hacen perder el sueño. Como ‘Bashavel’, este feliz encuentro.

Flamencoymas.com -Tienda online de Flamenco