Bienal de Flamenco de Sevilla 2018. Lole Montoya & José Miguel Évora,...

Bienal de Flamenco de Sevilla 2018. Lole Montoya & José Miguel Évora, ‘La soledad compartida’ [reseña y fotos]

"La bulería lenta", reseña por Silvia Calado Olivo para Globalflamenco.com · La cantaora y el pianista abrieron, en clave initimista, el ecléctico ciclo de conciertos 'Café Alameda'

Compartir


La bulería lenta

por Silvia Calado Olivo para Globalflamenco.com

fotos © Labienal.com/ Óscar Romero


No es una bulería por soleá. No es una soleá por bulería. Es otra cosa. Entrevisté a Lole hace algunos años. Le pregunté que cuál había sido la aportación al flamenco de Lole y Manuel. Y esto fue lo que me respondió: “La bulería lenta”. Entonces, lo comprendí todo. ‘Nuevo día’ es uno de los más clarividentes ejemplos. “El sol, joven y fuerte”. Ese esperanzador himno de la transición con el que, dedicado a su añorada mitad, despidió el concierto que ofreció en la Bienal de Flamenco de Sevilla 2018, inaugurando el ecléctico ciclo ‘Café Alameda’. Un mano a mano con el pianista, compositor y productor José Miguel Évora. ‘La soledad compartida’ recorre, en tan intimista formato (sólo ampliado con la base percusiva de Paco Vega y sólo cuestionado por el molesto transitar de camareros), un repertorio que identifica la trayectoria de la cantaora trianera. Y, por tanto, es personal, sincero, claro.

Lole Montoya y José Miguel Évora. Foto © Óscar Romero. Bienal de Flamenco de Sevilla

Hilos translúcidos conectan un instrumento con otro, la voz y el piano, que parecen dejarse llevar, tema tras tema, como libremente, como jugando, como comprendiéndose. Algunos, son mínimos apuntes, bellos micropoemas que terminan sin más, como la lorquiana “Lola canta saetas”. Son directos, esenciales. Otros, son historias conmovedoras como la de la mariposilla. Son amplios, con dramaturgia. Están también las creaciones por alegrías, y esos versos de Juan Manuel Flores a los que “me he atrevido a poner música” para su prima Carmelilla Montoya, que es “una flor tan inmensa”. Y las bulerías lentas… Los va cantando en pie, con actitud de antidiva de club, con desapego, con aplomo, con naturalidad. Y con la voz revoloteando hacia lo inesperado.

Lole Montoya. Foto © Óscar Romero. Bienal de Flamenco de Sevilla

Aunque al sentarse, nos pareció volverse vulnerable. “Liberado del yo” fue una joya delicada. Pero ‘La maza’, la emblemática canción de Silvio Rodríguez, se le escurría en el atril, a pesar de la contundencia con que nos clavó algunas de sus frases. Pues cree en quien la escucha. Sin ceder a la inestabilidad del terreno, siguió caminando: por allá, una ranchera de Vicente Fernández; por acá, la ‘Nana de la cebolla’ de Miguel Hernández. Y volvió a su firme orilla con el ‘Todo es de color’, cuyo estribillo pide cantar al público. “¡Qué bonito!”, les dice agradecida antes de proseguir la oración de las flores que gritan, los cardos que callan y los espacios infinitos. Qué bella bulería lenta. Qué ‘jondo’ misterio.

Visita Flamencoymas.com: Tienda online de flamencoFlamencoymas.com -Tienda online de Flamenco