Bienal de Flamenco de Sevilla 2018. Israel Galván, ‘Arena’

Bienal de Flamenco de Sevilla 2018. Israel Galván, ‘Arena’ [reseña, vídeo y fotos]

El bailaor sevillano inauguró la vigésima edición del festival, con una versión especial de 'Arena' adaptada a la Plaza de Toros de la Maestranza

Compartir

Incorregible

por Silvia Calado Olivo para Globalflamenco.com

fotos © Bienal de Sevilla/ Óscar Romero


En una taberna del Arenal, “Incorregible” me miraba con su ojo de cristal. Todo testuz. Desorejado. Muerto. Aquella tarde de Ronda triunfó el torero. Así lo decía la placa que justificaba la obra de taxidermia. Y el público aplaudiría, jalearía oles, agitaría pañuelos blancos, lanzaría al aire almohadillas. Aunque me da que quizás también él querría haber sobrevivido. Y dar la vuelta al ruedo con su charanga para festejarlo. Como Israel Galván… ese bailaor incorregible.

Israel Galván inauguró con ‘Arena’ la Bienal 2018 en la Maestranza. Foto © Óscar Romero/ Bienal de Flamenco de Sevilla

Esta es la tecera vez que hace ‘Arena’ en una Bienal. La vencida. Al fin en su contexto, al fin en el ruedo de la plaza: el dorado círculo ovoide de la Maestranza. La estrenó en el teatro homónimo en 2004. La reiteró en la siguiente edición reducida a Central, cuando el festival ya le rindió honores programándole un tríptico. Ahora, los refrenda concediéndole la obertura de la vigésima. Uno, dos… y tres.

Que no, que no se corrige en esa obsesión suya con el final. Lo roza, lo bordea, lo provoca, lo tienta. Y sigue. Poniéndose a prueba. Poniéndonos a prueba. Porque estar apretujados en el incómodo tendido es estar del lado de la barbarie. Frente a frente con los seis toros matadores: Bailador, Granaíno, Pocapena, Burlero, Playero y Cantinero. Frente a frente con Israel Galván. Más toro que nunca. “El público es la muerte”, era el leit motiv de esta creación, recuerden.

Israel Galván en el ruedo. Foto © Óscar Romero / Bienal de Flamenco de Sevilla

El ruedo es todo escena. Bajo los pies descalzos del bailaor, la arena suena, retumba, presagia. Y se eleva, a cada paso, en nubes de albero que habremos de respirar. El bailaor la afronta sereno, indagando su amplitud, de círculo en círculo, del centro a las periferias. Masticando los silencios, prolongando la quietud. Belmonte niño. El poema de Bergamín, que en la versión original cantara Enrique Morente desde un vídeo grabado en este mismo coso, lo recrea aquí su hijo José Enrique confundido entre el respetable. Ese y los demás versos. Como en el estreno hiciera Miguel Poveda. El resto de la cuadrilla estará en movimiento por el coliseo, trazándole círculos dentro del círculo al bailaor: uno para cada toro, todos para su librexpresión.

Alfredo Lagos, David Lagos, Israel Galván y cuarteto de percusión. Foto © Óscar Romero. Bienal de Flamenco de Sevilla

David Lagos y Alfredo Lagos son los escuderos fieles de las versiones primeras, de las edades de oro y de tantos otros periplos galvánicos. Tienen el pulso tomado a Bailador. Cantaor y guitarrista comparten las respiraciones, las inspiraciones, las emociones y las paradójicas necesidades de belleza. Amplio es también el (contemporáneo) compromiso de los Proyecto Lorca, ahora desgajados: el percusionista Antonio Moreno, liderando un cuarteto de percusión coreográfico, vistoso y dramatizado; y el profundo saxofonista Juan Jiménez, también a la gaita del Gastor que tan jocosa hace la cantiña. Burlero, antaño Diego Carrasco, es ahora Jesús Méndez, con Los Mellis de banderilleros. La antigua seguiriya de Diego Amador se transformó en el piano de vanguardia de Sylvie Courvoisier, que fue de su equipo en ‘La curva’. Y el lugar del director Pedro G. Romero lo toma Niño de Elche, balbuceando proclamas en su línea solidaria con tantas sociales causas, entre otras, la antitaurina. Valgan los oles. Valgan los pitos. Todo valga.

El público es muerte… y vida. Y esta noche habrá indulto.


VÍDEO


 

Visita Flamencoymas.com: Tienda online de flamencoFlamencoymas.com -Tienda online de Flamenco