ESPECIALES Flamenco Viene del Sur 2018. David Palomar, El Junco, Riki Rivera y...

Flamenco Viene del Sur 2018. David Palomar, El Junco, Riki Rivera y Roberto Jaén. ‘Qué pasaría si pasara’ [reseña y fotos]

El cuarteto gaditano presentó su propuesta flamenco-teatral en el Teatro Central de Sevilla · Reseña por Silvia Calado Olivo · Fotos © Daniel M. Pantiga

Roberto Jaén, David Palomar y Riki Rivera en “¿Qué pasaría si pasara?”. Foto © Danielmpantiga.com

por Silvia Calado Olivo para Globalflamenco.com


Y todos salimos curados. Los doctores David Palomar, Riki Rivera, El Junco y Roberto Jaén sometieron al Teatro Central -lleno enterito de pacientes- a su tratamiento contra “el virus furreteador”. Ese que nos hace estar fuera de compás. No ya en el flamenco, sino en la vida. Y , para aliviar los síntomas, nos recetaron pensamiento, historia, crítica, música, conversación, latido y, sobre todo, sentido del humor. Todo eso que está contenido en el Cádiz-way-of-life, con lo que eso conlleva de ilustración, ingenio, caleterismo y oceanía. A los aficionados, nos lo han trasladado artistas de allí como Chano, Rancapino o Mariana. Pero más entre bambalinas, que sobre las tablas. Y es justo esto lo que soluciona ‘Qué pasaría si pasara’: llevarlo al teatro, hacerlo obra. Pero sin perder lo vivo. De hecho, para esta presentación en Flamenco Viene del Sur 2018, el pasado 13 de marzo en el coso de la Isla de la Cartuja, el guión se adapta a Sevilla, lo mismo que hace unos días se adaptó a Jerez. Y encaja, sobre la marcha, la actualidad de los diarios, incluyendo hasta el trágico suceso del niño Gabriel y los simbólicos ‘pescaítos’. El planteamiento bebe mucho de la calle, pero también de lo carnavalero. Quién no se acordó de aquel ‘El Cuarteto Siempre Llama Dos Veces’ que arrasó en el Falla a finales de los ochenta con su Currito de la Cruz. Claro que en esta propuesta, los actuantes son flamencos… flamencos.

“El Junco” en “¿Qué pasaría si pasara?”. Teatro Central de Sevilla. Foto © Danielmpantiga.com

Del flamenco deviene el argumento, el repertorio, el texto y el movimiento; los cantes, los bailes, los toques y los compases; la tragedia, la comedia y la parodia. Todo va enlazado como una de esas retahílas de la Cornejo: con la doliente seguiriya, con la viajera dulzura de la milonga y la guajira, con la chispeante frescura de la alegría, con la soleá solemne, con la burlona bulería de David el Gnomo, con el periódico, con la jota, con la rumba, con la wija, con los tanguillos, con el chotis, con las sevillanas corraleras… La historia del flamenco se recorre con lucidez, con arte y con ironía. Y se cuestionan, con un humor a veces desternillante, el mairenismo, la razón incorpórea, el duende y el hermetismo, al tiempo que airean el malestar popular con políticos y políticas, corrupciones, EREs, realezas y amiguismos.

Riki Rivera, Roberto Jaén, David Palomar y El Junco. Teatro Central de Sevilla. Foto © Danielmpantiga.com

Pero es que, a la vez, van introduciendo supremos homenajes a las grandes figuras del flamenco, sobre todo, las gaditanas, con sus invocaciones al más allá y todo. Vaya cómo imita El Junco a Chano Lobato. Qué gracia, sobrino, recordar sus pícaras anécdotas de chiquillo pobre en el matadero. Pero es que, además, baila… para reventar. Con esa envergadura suya, con esa amplia compostura, con esa fluidez, fácil, natural. Y cómo canta David Palomar. Lo que le echen. Lo mismo El Mellizo que El Pali. Lo mismo lo liviano que lo hondo. Tiene ese metal alquímico que todo lo dora. Y cómo toca Riki Rivera, de las raíces hasta las hojas, mientras monologuea y, para colmo, cantautorea. Y qué toque de gracia aporta, más allá de las percusiones, Roberto Jaén, guionista y personaje ensamblador. El cuarteto pasando a una para, al final, decirnos que seamos valientes, que luches por lo que sientes… y que pase lo que tenga que pasar. No ya en el flamenco, sino en la vida. Esa es su teoría: la teoría de la posibilidad.

Flamencoymas.com -Tienda online de Flamenco