Festival de Jerez 2018. Rafaela Carrasco, ‘Nacida sombra’

Festival de Jerez 2018. Rafaela Carrasco, ‘Nacida sombra’ [reseña, fotos y vídeo]

"¿Seréis libres?" es una de las preguntas que nos hacen desde el pasado, a las mujeres de hoy, las autoras del Siglo de Oro que inspiran la nueva obra de la bailaora y coreógrafa sevillana, que retoma feministamente su compañía tras dirigir el Ballet Flamenco de Andalucía

Compartir

por Silvia Calado Olivo para Globalflamenco.com


Y aún discutimos la pertinencia de una manifestación feminista. ¿Aún? Si somos esas sombras del futuro, ese dudoso porvenir sospechado, en sueño, por Juana Inés de la Cruz. Vayamos a sus versos, a ver si nos responde. “¿Seréis libres?”, nos pregunta. Mientras tanto, ante nosostros ha puesto Rafaela Carrasco una síntesis, una reflexión danzada sobre cuatro autoras del Siglo de Oro, que también fue femenino… y ya feminista.

La bailaora y coreógrafa reactiva con ‘Nacida sombra’ su compañía tras dirigir el Ballet Flamenco de Andalucía. Mantiene el núcleo en lo musical, con la mágica conjunción guitarrística de Jesús Torres y Juan Antonio Suárez ‘Cano’, el piano de Pablo Suárez (en off), el cante compositor de Antonio Campos, más el súper cantaor Miguel Ortega. Y compone un nuevo elenco bailaor, de tres bailarinas-bailaoras, con el que vuelve a demostrar su capacidad oteadora, su ojo para rodearse el talento. Pues si hoy son Florencia O’Ryan, Paula Comitre y Carmen Angulo, ayer fueron Manuel Liñán, Olga Pericet, Concha Jareño o David Coria (por citar algunos). El peso de la obra recae en ellas tres. Rafaela es Teresa, una especie de faro, de catalizadora, una llama que va prendiendo en María de Zayas, en La Calderona, en Juana. Y esa relación es la que estructura coreógraficamente la pieza, que se desenvuelve entre las confluencias, los diálogos y los monólogos.

Rafaela Carrasco en ‘Nacida Sombra’. Foto © Danielmpantiga.com

Siempre con la palabra como leit motiv. La voz lectora de la actriz Blanca Portillo evidencia pasajes de los textos que ellas nos legaron, desencadenando bailes sobre las palabras… y bailes sobre sus significados, sobre sus ecos, sobre sus sentires. Escuchamos, vemos, pensamos, sentimos. La iluminación de Gloria Montesinos, matizada con la escenografía de Carolina González, es pura atmósfera en cada cuadro, tornando la tonalidad, pero manteniendo nebulosas y sombras. Y completa la propuesta la dramaturgia de Álvaro Tato, integrante de la refrescante y premiada compañía teatral Ron Lalá, quien aquí opta por recursos tan clásicos como el baúl, el papel y la pluma. Aunque ‘Nacida sombra’ supera ampliamente el objeto. La obra es de danzas y danzaoras: de sujetos.

Florencia O’Ryan baila con una tensión en el cuerpo que incita a la lucha. Ella es la mujer luchadora, con bota de montar y sombrero, viajera, decidida, guerrera. El efecto de su expresión corporal frente a la palabra de María de Zayas es determinante. “No darnos libros ni maestros”. Violencias, martirios, mentiras… “Debo andar muy perdida”. Pero hay camino. Y lo camina. Atrás quede la transición jazzera, una extraña distopía. Paso a La Calderona: que fue mujer, comediante, libre… madre de bastardo regio y, por ende, reclusa hasta el fin de sus días. Ecos barrocos tiñen el fondo sonoro para la danza de Paula Comitre, que es amplia, sensual, sinuosa, veloz, curva. Ecléctica hasta el folklore, expresiva hasta la rabia.

Florencia O’Ryan en ‘Nacida Sombra’. Foto © Danielmpantiga.com

El necesario contrapunto lo trajo Rafaela Carrasco con unas ovacionadas alegrías en las que, fiel a su particular lenguaje corporal, supo parar los tiempos: pies que no pisan, poses de siglos. De la espiral coral surgen las Américas. Juana nos habla desde el otro lado del océano: desde allí se proyectan sus sombras. Y es Carmen Angulo quien ilumina sus reflejos, con una guajira alada, de magnética belleza… pero, al fin, rabiosa y presa. “Que conseguiste matarme, mas no pudiste vencerme”, escribe en el suelo que pisó. Entonces, las visiones, una coreografía para las cuatro creada por David Coria, que hubiera sido un certero y emotivo final. Convulsiones, ciclos, golpes, oscuridades, padeceres. Pero una victoria: “Nunca tuve temor”. Y será acaso eso lo que exprese la sobria soleá de Rafaela, las eternas soledades de Teresa. El vivo sin vivir en mí. El muero porque no muero.

 

Rafaela Carrasco ‘Nacida Sombra’

VÍDEO. Rafaela Carrasco en ‘Nacida Sombra’. Festival de Jerez 2018, Teatro Villamarta

Publicado por Globalflamenco.com en Miércoles, 7 de marzo de 2018

Visita Flamencoymas.com: Tienda online de flamencoFlamencoymas.com -Tienda online de Flamenco