¡Felicidades, Diego Carrasco! ¡Felicidades, flamenco!

¡Felicidades, Diego Carrasco! ¡Felicidades, flamenco!

Crónica del estreno en directo del disco de Diego Carrasco 'No m'arrecojo. 50 años en familia'

Compartir

Por Silvia Calado Olivo para Globalflamenco.com – Fotos y vídeos © Danielmpantiga.com


Felicitar a Diego Carrasco por sus cincuenta años de carrera, es tambien felicitar al flamenco. El uno se ha tenido al otro durante este crucial medio siglo de historia de un arte que es causa y consecuencia de sus artistas. Aunque se demarquen territorios y corrientes y troncos y estilos, la indvidualidad es lo que da a este género razón de ser. Lo cual es sinónimo directo de libertad. Diego Carrasco es un libre-flamenco. Y el flamenco, más libre por Diego Carrasco.

Traía la raigambre de cuna, de casa, de calle, de Jerez. Y la regó con las enseñanzas de su maestro Rafael del Águila y las vivencias acompañando a históricos del cante como Anica la Piriñaca, Borrico de Jerez, Terremoto o Sernita. Como guitarrista, como Tate de Jerez, siguió su camino. En los cruces, se fue encontrando a bailaores como Antonio Gades, a cantaores como Camarón… pero también a rockeros y otras aves. Y el mundo se le abrió. Pero no como guitarrista.

Lo suyo era crear y volar. Y cantar y tocar, quejarse y decir, compartir y componer, poetizar e hibridar, recordar y proyectar. Despegó en los 80 con los discos ‘Cantes y sueños’ y ‘Tomaquetoma’. Aunque sería el encuentro con Mario Pacheco lo que proyectó definitivamente su carrera. Nuevos Medios fue su casa en los siguientes discos: los definitivos y definitorios ‘Voz de referencia’, ‘A tiempo’, ‘Inquilino del mundo’, ‘Mi ADN flamenco’. Y temas (temazos) y conciertos y festivales y más vuelos y… compás.

Así, medio siglo. Y ya tocaba celebrar. Lo ha hecho con un disco conmemorativo titulado ‘No m’arrecojo. 50 años en familia’, que es una selección antológica en los que retoma sus temas fetiche a dúo con invitados de postín, unos flamencos y otros de más allá: Alejandro Sanz, Joaquín Sabina, Andrés Calamaro, Silvia Pérez Cruz, Manuel Carrasco, Estrella Morente, Rocío Márquez… Algunos de los cuales pudieron acompañarlo en la presentación-celebración en directo que, como no podía ser de otra forma, tuvo lugar en Jerez.

Silvia Perez Cruz y Diego Carrasco, Foto © Danielmpantiga.com

“¡Inquilino!”. Eso le gritaron desde el atiborrado patio de butacas del Teatro Villamarta cando salió. Lo hizo con el nostálgico ‘Septiembre’, tañendo su ronca guitarra, rasgueando la garganta, invocando al tiempo. Y ya no estaría más solo en ese escenario. Diego del Morao avivó la herencia de Moraíto, “mi hermano Morao”, para que Silvia Pérez Cruz le diera voz a las frágiles alas de ‘La mariposilla verde”. El teatro rugía de gusto. El violín de Faiçal se unió entonces al grupo, que tiene a Curro Carrasco, de Navajita, como infalible piloto. ¿Ya? Sí, la ‘Nana de colores’ se abría paso nada más empezar. ¿No estaría Remedios Amaya? ¡Pues sí! Y, con el llameante rojo vistiéndola, se sentó a estremecerse con las estrellas del cielo y con su compañero Diego. Así que él tuvo que decirlo a boca llena: “Quiero explicarle al mundo lo feliz que me siento”. El Villamarta se puso en pie, enterito.

Remedios Amaya y Diego Carrasco. Foto © Danielmpantiga.com

Y volvió a Morao, que tan solito lo ha dejao. Pero también a Camarón. Que machaca el mechero, que la bulería, que José… y que Arcángel. Vino invitado a poner voz grande al “(Diego), dicen de mí”. El público le cantó cumpleañosfeliz, a él se le empañaron las gafas y se recompuso con su otro “hijo”, Maloko, en la rumba ‘Probe de mí’ incluida en el reciente ‘Hippytano’, con su pegadizo estribillo coreado por Amparo Lagares y Carmen Amaya. Entonces irrumpió por la sala la Chirigota del Selu con sus tanguillos chirigoteros ‘Vámonos pa’ San Juan de Dios’ y sus golpetazos de gaditanía. ¿De verdad que los recogió el Bo tirando de un flamenco tamaño persona en monopatín?

En el oscuro, se oyó la sentencia: “Si muere el arte, se pare el mundo”. Pero el mundo giraba entonces a toda velocidad. El grupo de Diego, su family, se quedó solo un ratito dando continuidad instrumental a su líder: Curro al toque, Ignacio Cintado al bajo, Jorge Gómez a la guitarra eléctrica, y Ané Carrasco y Juan Grande a las percusiones. Apenas terminaron, ya estaba entrando el siguiente invitado, que era un pueblo entero. Lebrija, la vecina tierra flamenca, la hermana tierra vecina, venía representada por Pedro Peña, Inés Bacán, José Valencia y otros familiares, guiados por el guitarrista Pedro María Peña, quien estuvo ayudando al cumpleañero a configurar la gala. Con ellos, ‘Alahéa’ fue puro tuétano. Y Diego le encontró el más oportuno remate, el ‘Bailaores’ que le dedicara a El Funi.

Ines Bacán, Pedro Peña, Diego Carrasco y Pedro María Peña. Foto © Danielmpantiga.com

Entonces, las tauromaquias. ‘Los cinco toreros’ los cantó con Joselete, enlazando la faena con ‘Alfileres de colores’. El siguiente hit lo llevó de vuelta a Cádiz, donde lo esperaba Javier Ruibal para decir con atril el “Poeta de Cai” frente a un Diego hecho alma. Trabilitrán. Cantó después suavito los “cristales de luz negra”, para dentro, por siempre. Y ahí ya dejó el concierto en manos de un puñado de sus discípulos: muchachos jerezanos que rapean por bulerías. ¡Eo eo! ¡Ea ea! Y que no me recojo… hasta que no salga Remedios con la tarta de cumpleaños. Diego Carrasco sopló sus 50 velas y pidió su eterno deseo: burlar el tiempo.



VÍDEO: Remedios Amaya y Diego Carrasco. Teatro Villamarta de Jerez, 11 de noviembre de 2017

Flamenco:Remedios Amaya y Diego CarrascoVíDEO: Remedios Amaya y Diego Carrasco. Teatro Villamarta de Jerez, 11 de noviembre de 2017 #flamenco

Publicado por Globalflamenco.com en 11 de noviembre de 2017

 

Visita Flamencoymas.com: Tienda online de flamencoFlamencoymas.com -Tienda online de Flamenco