Festival de Danza Ibérica Contemporánea en México 2017. Pasarela Estilo en Movimiento...

Festival de Danza Ibérica Contemporánea en México 2017. Pasarela Estilo en Movimiento & Adela Campallo, ‘Simplemente Adela’

"El flamenco como emoción... y como estética", crónica de la actuación de la bailaora sevillana en Querétaro

Compartir

Por Silvia Calado para Globalflamenco.com. Fotos © Danielmpantiga.com

El flamenco es un fenómeno tan emocional como estético. Y hasta en el vestuario de las bailaoras hay señas de su identidad. A lo largo de los siglos, la imagen que ha proyectado lo español se resumía en faldas con volantes, mantones, mantillas, flores… y en inconfundibles poses y braceos. La cultura tradicional y la labor artesanal en el textil y el adorno lo marcaban, pero también las corrientes del tiempo, es decir, la moda. Para las bailaoras de principios del siglo XX llegaron a diseñar figurines los pintores de vanguardia: es espectacular, por ejemplo, el vestido cubista que le creó Néstor de la Torre a Antonia Mercé ‘La Argentina’ que se conserva en París. A la vez, los vestuarios profesionales se influyen de las tendencias que, tan naturalmente, surgen de los talleres caseros en los trajes que las mujeres andaluzas lucen en las ferias. Especialmente, la de Sevilla. Y es allí donde hace dos décadas, la costura flamenca se sofisticó mostrándose en una pasarela, SIMOF, que es hoy día un evento que convoca a 65.000 personas y exhibe 1.400 diseños en su acharolada catwalk. Aunque lo más sorprendente es que sus ecos han cruzado el Atlántico.

Pasarela de moda flamenca 'Estilo Movimiento 2017' en el Festival Ibérica Contemporánea en México. Foto © Danielmpantiga.com
Pasarela de moda flamenca ‘Estilo Movimiento 2017’ en el Festival Ibérica Contemporánea en México. Foto © Danielmpantiga.com

El Festival de Danza Ibérica Contemporánea en México 2017 incluye en su programación el certamen “Estilo en Movimiento”, una pasarela de tendencias de moda inspiradas en la danza flamenca. La de esta sexta edición tuvo lugar en el Palacio Conín, otro de los tesoros arquitectónicos de Querétaro, ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Las arcadas iluminadas de este edificio barroco, anexo a la catedral, fueron telón de fondo de un evento que preludió la intervención en la planta alta de cuatro bailarines de las distintas disciplinas que abarca la programación y que es el leit motiv de su vídeo-danza corporativo.

Performance de Ibérica Contemporánea en el Palacio Conín. Foto © Danielmpantiga.com
Performance de Ibérica Contemporánea en el Palacio Conín. Foto © Danielmpantiga.com

Con música en vivo de Dj Kike Vit, desfilaron por la pasarela los modelos de seis diseñadores de Querétaro, Chiapas, Guadalajara y México DF: Enrique de Jesús Alvarado, Erika Rivera Baeza, Malva, Luis Gerardo Ojeda, María Guadalupe Torres y María Payró. Los volantes, el encaje, el estampado floral, los tejidos con movimiento, el negro y el rojo fueron las tendencias dominantes, poniendo todos énfasis en la silueta femenina y el pulso español.

Adela Campallo en el Festival Ibérica Contemporánea en México. Foto © Danielmpantiga.com
Adela Campallo en el Festival Ibérica Contemporánea en México. Foto © Danielmpantiga.com

La pasarela, sin embargo, no la cerró una modelo, sino una bailaora. Adela Campallo -por cierto, vestida por José Tarriño- es pura estética, pero trascendida por una tempestad de emociones. La bailaora sevillana, luchando contra el acristalado suelo… y venciéndolo, ofreció fragmentos del espectáculo ‘Simplemente Adela’, que no es sino otra forma de titular los bailes que siempre han sido su seña de identidad: la seguiriya y la soleá. La artista ha llegado, con el tiempo, a una depuración formal de su estilo, que discurre paralela a su forma de sentir el baile. Adela es una bailaora sobria, concentrada, rigurosa.

Adela Campallo en el Palacio de Conín de Querétaro. Foto © Danielmpantiga.com
Adela Campallo en el Palacio de Conín de Querétaro. Foto © Danielmpantiga.com

Tiene en su actitud mucho de su maestra Manuela Carrasco, a lo que añade una ductilidad corporal atenta a la espiral del braceo, a la riqueza musical del pie y a detalles pequeños de alta expresividad… Hay que poner atención a su hombro, a su muñeca, a su dedo. También son muy suyos esos movimientos cortantes y rígidos, tan metálicos, que fracturan el fragor de la queja del cante (de Jesús Corbacho y Jonathan Reyes) y la guitarra (de David Vargas y Juan Campallo), música que fluye a su servicio de baile en baile. El gesto es otro de los signos de su lenguaje, pues concentra el dramatismo de esos palos en los que se siente tan Adela. Y tan hacia dentro. Demasiado hacia adentro a veces. Por eso es exigente con el espectador, a quien sólo se abre en el momento final de la fiesta, en el bis por bulería al borde de la pasarela, permitiéndose el color, la sonrisa y el juego, permitiéndose la ovación y el abrazo del aplauso.

David Vargas y Adela Campallo en el Festival Ibérica Contemporánea en México. Foto © Danielmpantiga.com
David Vargas y Adela Campallo en el Festival Ibérica Contemporánea en México. Foto © Danielmpantiga.com
Visita Flamencoymas.com: Tienda online de flamencoFlamencoymas.com -Tienda online de Flamenco