BAILE Festival de Jerez 2017. Olga Pericet, ‘La espina que quiso ser flor…’...

Festival de Jerez 2017. Olga Pericet, ‘La espina que quiso ser flor…’ [reseña y fotos]

"Olga en su País de las Maravillas", reseña del estreno absoluto de la bailaora cordobesa firmada por Silvia Calado, con galería fotográfica de Daniel M. Pantiga


PROGRAMA COMPLETO DE ESPECTÁCULOS
VENTA DE ENTRADAS
PROGRAMA DE CURSOS

Olga en su País de las Maravillas

por Silvia Calado para Globalflamenco.com
fotografías © Daniel M. Pantiga


Espina o flor. Querer o soñar. Bailar o bailar. Olga Pericet poetiza. Pincha. Acaricia. Sueña. Desea. Y baila. En ‘La espina que quiso ser flor o la flor que soñó con ser bailaora’ se ha hecho construir un universo maravilloso. Como Alicia en su país, se agranda, se achica, descubre, teme, busca, asombra. Y juega. Ella y todas. No es ella sola. Es muchas ellas. Pero todas están cómodas en su piel. La bailarina de estampa, la torerilla socarrona, la durmiente, la despierta, la pollito, la bailaora de tronío, la cobijada (tan Ruz), la noche, la luz. La mujer caleidoscópica fue ya leit motiv de espectáculos anteriores como ‘Rosa-metal-ceniza’ y ‘Pisadas’. Aunque ahora la mirada es más despojada, más desafectada, más directa. Curiosamente, la lleva a esa confortable actitud el recurso teatral, en esta ocasión, diseñado para ella -y se intuye que desde ella- por Carlota Ferrer. La mirada externa y (flamencamente) desprejuiciada de la directora favorece a la bailaora. Y, de paso, refresca un flamenco escénico que en estos días preocupa de tan anestesiado.


GALERÍA DE FOTOS por Daniel M. Pantiga


No se sirve de estrambóticos artificios sino de unas pocas imágenes poéticas, algunos objetos y un tanto de ironía. Tampoco extrae a la artista de su hábitat. Hay baile, buen baile. Hay cante, buen cante. Y hay guitarra, buena guitarra. Un par de cada cosa, un contrastado par de cada cosa. La voz infinita de Miguel Ortega. La herrumbre añeja de Miguel Lavi. Y un repertorio cantaor amplio y con interesantes dobleces. El toque testosterónico de Pino Losada. El toque metafórico de Antonia Jiménez. Y un modo dinámico de usar música y músicos. Hasta la bailaora tiene su contrapunto: el bailaor gaditano Jesús Fernández, con su vibración, su guasa y sus porteos. Son su sombrerero, su conejo blanco, su oruga, sus naipes. Y con ellos en movimiento y en complicidad va construyendo las escenas de esta creación de largo y lírico título que, aún con su editable coda tras un perfecto brindis-fin, nos reconcilia con la evolución creativa del flamenco, sin perder y sin perderse, pero buscando y encontrando.


Festival de Jerez 2017. ‘La espina que quiso ser flor o la flor que soñó con ser bailaora’. Baile: Olga Pericet. Cante: Miguel Ortega, Miguel Lavi. Guitarra: Antonia Jiménez, Diego Losada. Colaboración especial en el baile: Jesús Fernández. Dirección escénica y dramaturgia: Carlota Ferrer. Dirección artística, coreografía y baile: Olga Pericet. Ayudante a la dirección y asesoramiento coreográfico: Marco Flores. Dirección musical: Olga Pericet, Marco Flores. Composición musical: Antonio Jiménez, Diego Losada. Diseño de iluminación: Gloria Montesinos. Diseño de vestuario: Ana López Cobos . Teatro Villamarta. Jerez de la Frontera (Cádiz, España), 28 de febrero de 2017. 21:00 horas

Flamencoymas.com -Tienda online de Flamenco