Mayte Martín: ‘Tempo rubato’ o el valor del tiempo

Mayte Martín: ‘Tempo rubato’ o el valor del tiempo [reseña y fotos]

Reseña del concierto que ofreció la cantante, cantaora y cantautora en el Teatro Lope de Vega de Sevilla un Día de los Enamorados, por Silvia Calado · Fotos © Danielmpantiga.com

Compartir

Silvia Calado para Globalflamenco.com
Fotos © Danielmpantiga.com


Sí, puede ser verdad eso que canta Mayte Martín. El tiempo quita valor a lo que un día lo fue todo. Eso le ha pasado a la música pasados los años y volteado lo analógico por lo digital. No hace tanto, justo hacia el cambio de siglo-milenio, la discografía flamenca se nutría y nos nutría de maravillosas obras. Las esperábamos con ilusión, con ansiedad incluso. Reverdecían los cantes. Florecían los cantaores. Ahí fue cuando la descubrimos (o cuando nos descubrió). Y nos entregó ‘Querencia’, uno de los más bellos discos de la historia reciente del cante. Pero con una condición: el flamenco no iba a ser su único destino. Mayte Martín se dirigía hacia Mayte Martín. Lo cual significa música-personal-honesta-sensible-natural-verdad. Y, además, significa amor (con su envés).

Mayte Martín en 'Tempo rubato' (Foto © Danielmpantiga.com)
Mayte Martín en ‘Tempo rubato’ (Foto © Danielmpantiga.com)

Durante 20 años ha estado componiendo un diario a base de canciones, la mayoría con letra y música propias, más unas cuantas prestadas de Lorca, de Rafael de León, de Gardel. Son coplas sencillas, íntimas y muy sinceras que navegan con suavidad entre lo flamenco, lo bolero, lo cantautor, lo tango, lo canción. Y ahora ha decidido mostrarlas acurrucadas en quinteto de cuerda, guitarra, contrabajo y percusión, arregladas por Joan Albert Amargós. La exquisita delicia se llama ‘Tempo Rubato’ y su presentación en el Teatro Lope de Vega de Sevilla (con entradas agotadas desde dos semanas antes) fue la más perfecta forma posible de dar sentido al Día de los Enamorados (del año 2017… o cualquier año). Incluso para quienes renegamos de sanvalentines, por ese modo que tiene ella tan irresistible de ser romántica y borde a la vez. Nos hizo reír en sus speeches pero, sobre todo, nos hizo estremecernos.

Mayte Martín con el Quartet Quixote (Foto © Danielmpantiga.com)
Mayte Martín con el Quartet Quixote (Foto © Danielmpantiga.com)

Un estremecimiento que duró desde la primera a la última canción: ‘Soneto de amor’, ‘Acaríciame por dentro’, ‘La mujer del pirata’, ‘Si te he visto no me acuerdo’, ‘Gacela del amor imprevisto’, ‘Música de mi locura’… y ’S.O.S’, el himno que consoló a los que suplicaban a Dios en el bis por la vidalita o el ‘Ten cuidao’. Todas las canciones fueron una sola canción para exponer sus adentros a corazón abierto mediante su voz -esa maravillosa y conmovedora voz que nunca dudó de sí misma… ni siquiera de su flamencura- y su guitarra, que la toca y tela. Y con los músicos creándole esa atmósfera ultrasensible, sonando todo tan impecable y con el público haciendo sentir su respiro-suspiro en cada aplauso, no tuvo más opción que emocionarse. Es que hubo un aplauso que fue más allá del aplauso, el que la rompió, el que la hizo llorar abrazada a su guitarra, el que recordará (y recordaremos) siempre. No siempre el tiempo se va a salir con la suya.

Visita Flamencoymas.com: Tienda online de flamencoFlamencoymas.com -Tienda online de Flamenco