Vicente Amigo, viajero del tiempo

Vicente Amigo, viajero del tiempo

El guitarrista adelantó en la Bienal 2016 piezas del nuevo disco que publicará en otoño, como una "seguiriya del futuro", según la reseña de Silvia Calado

Compartir

por Silvia Calado Olivo para Globalflamenco.com


No está comprobado que existan los viajeros del tiempo. Pero hay cosas que nos hacen sospechar. Y no nos referimos a esa foto sepia de Nicolas Cage que circula por las redes. Nuestra evidencia es otra: Vicente Amigo vino del futuro con una seguiriya. La anunció pidiendo disculpas de antemano por el grado de riesgo… y por el callo del dedo. Y allá que fue… o que vino del mañana al hoy con su revelación. Describirla con palabras no tiene mucho sentido. Así que hagan por escucharla y, si es en directo, pues mejor. Tendrán a partir de otoño ocasiones, pues forma parte del nuevo disco “flamenco”. Esa seguiriya está hecha para alucinar, volar, curar, herir, sentir, emocionar. Esa seguiriya es la encarnación del poder de la música, del genio de un músico: ese ser capaz de doblegar a dos mil almas sin más arma que un modesto trozo de madera entre las manos.

Vicente Amigo en la Bienal de Flamenco de Sevilla. Foto © Bienal de Flamenco
Vicente Amigo en la Bienal de Flamenco de Sevilla. Foto © Bienal de Flamenco

Eso hizo otra vez en el Teatro de la Maestranza (de una Sevilla en Bienal), escenario al que ya dejó poéticamente conmocionado cuando presentó ‘Tierra’ en otoño de 2013. De aquel disco en el que, reinventándose, lanzó una mirada hacia la música celta sigue nutriendo su directo, también de ‘Paseo de Gracia’. Pero cada tema que escoge de su discografía lo resuelve de un modo-otro en el fragor del vivo. Están los motivos, están los espíritus, las imágenes y las metáforas, pero siempre encuentra un más allá al que conducirlos junto a su grupo. Tiene en la banda sólidos pilares, proclives al matiz y a la necesidad de exquisitez del guitarrista: el bajo de Ewen Vernal, la percusión de Paquito González, la segunda guitarra de Añil Fernández y el cante enorme de Rafael de Utrera. A ellos se suman los coros de Los Mellis, también a las palmas con Antonio Molina ‘Choro’, que brinda la pincelada bailada final por bulerías.

Vicente Amigo. Foto © Bienal de Flamenco
Vicente Amigo. Foto © Bienal de Flamenco

La banda fluye, todo fluye, incluidos sonido, luces… y público. Le dio su abrazo nada más entrar. Y él le correspondió entrando a matar a la directa: el prólogo arrancó picando. De ahí, al infinito. El guitarrista está, literalmente, en estado de gracia: en perfecto equilibrio entre poética y épica. Magnético, iluminado, descubridor, virtuoso, cercano… pero en su planeta. Ese planeta que está en un tiempo que es todos los tiempos. Y por ellos viaja Vicente Amigo con su genio, con su guitarra.

Vicente Amigo y su grupo en el Teatro de la Maestranza. Foto © Bienal de Flamenco
Vicente Amigo y su grupo en el Teatro de la Maestranza. Foto © Bienal de Flamenco

 

Visita Flamencoymas.com: Tienda online de flamencoFlamencoymas.com -Tienda online de Flamenco