¿Quién le cortó el punto a Machín?

¿Quién le cortó el punto a Machín?

Reseña del concierto 'Oh vida!' de la cantaora Esperanza Fernández y el pianista Gonzalo Rubalcaba en la Bienal de Flamenco de Sevilla 2016, por Silvia Calado

Compartir

Estaba Antonio Machín gozándosela con el ‘Qué bonito y sabroso’ de Beny Moré en su tumba del Cementerio de San Fernando de Sevilla, donde descansa eternamente por su expreso deseo, cuando un alarido le cortó el punto. “¡Esto no es una Bienal de Flamenco, esto es una Bienal de Cuba!”. Una espectadora del Teatro de la Maestranza sacó su anónimo ego a dar una triste intentona de golpe de estado. Debía ser la única que no había leído ni en el programa, ni en la prensa, ni en la web, que su entrada era para el concierto anunciado como ‘¡Oh vida!’ y firmado por Esperanza Fernández, la cantaora sevillana, y por Gonzalo Rubalcaba, el pianista cubano. Es decir, un diálogo entre tierras que no sólo son hermanas, sino que fueron una misma tierra. Y lo mismo sus músicas. Por eso lo flamenco y lo cubano, los flamencos y los cubanos, están y estarán destinados a entenderse. Esperanza eligió a Manolo Caracol. Gonzalo, a Beny Moré. Y entre los cuatro construyen esta obra musical nacida por encargo de Flamenco Festival USA y Arsht Center de Miami (que por cierto está en La Florida, tierra que fue española hasta 1763 desde un “descubrimiento” más de dos siglos antes, que se pergeñó en esta ciudad portuaria nuestra).

Esperanza Fernández y Gonzalo Rubalcaba. Foto © Bienal de Flamenco
Esperanza Fernández y Gonzalo Rubalcaba. Foto © Bienal de Flamenco

¿Pero para qué dar más explicaciones? Si está la música. Si están los músicos. ¡Y qué músicos! Gonzalo Rubalcaba es uno de los grandes del jazz mundial, aclamado por ‘New York Times’ por sus “habilidades sobrenaturales”. Y es cierto que es fuera de lo normal por cómo entiende el ritmo, con creatividad -no sólo virtuosismo-, por su fraseo fluido, por su tensión armónica, por su plena legibilidad. A Esperanza la conocemos de sobra, pero aquí nos gustó escucharla cuando se ponía sutil, sin la punzada del tono extremo, en el repertorio ajeno. En el suyo, el de la zambra, el fandango o la seguiriya, fue ella. Y no siempre sola, pues invitó a Arcángel a departir con ella y la “banda gigante”, hecha de percusiones, bajo, coros y palmas, y la guitarra de Miguel Ángel Cortés. Los dos protagonizaron momentos intensos. Tanto como los protagonizados por Juan de Juan, bailaor al que añoramos en los carteles, estando en plenitud: con su rítmica estratosférica, con su dibujada planta.

Esperanza Fernández y el pianista Gonzalo Rubalcaba. Foto © Bienal de Flamenco
Esperanza Fernández y el pianista Gonzalo Rubalcaba. Foto © Bienal de Flamenco

Pero volvamos a ella para apreciar otra cosa más allá de lo vocal o de la interpretación: su afán por salvar las barreras que nos empequeñecen, acercándose con valentía y respeto al otro. Lo ha hecho con orquestas clásicas en las más grandes óperas, lo ha hecho con jazzistas como el francés Jean Marc Padovani. Y sí, ahí enfrente está Triana, su barrio, cruzando el río. Pero resulta que este río siempre nos llevó al mundo…


‘On vida! Voz y dirección artística: Esperanza Fernández. Piano y dirección musical: Gonzalo Rubalcaba. Guitarra: Miguel Ángel Cortés. Percusión: Jorge Pérez ‘El Cubano’, Javier Teruel. Bajo: JM Popo. Artistas invitados: Arcángel y Juan de Juan. Coros y palmas: Los Makarines, Dani Bonilla. Teatro de la Maestranza. Sevilla, 16 de septiembrede 2016. 20:30 horas


Visita Flamencoymas.com: Tienda online de flamencoFlamencoymas.com -Tienda online de Flamenco