ESPECIALES Especial. Juan Habichuela, guitarrista flamenco: la maestría de la humildad

Especial. Juan Habichuela, guitarrista flamenco: la maestría de la humildad

El maestro del toque fallece a los 83 años de edad en Madrid y será enterrado en Granada

por © Silvia Calado para Globalflamenco.com
fotos © Daniel M. Pantiga


Ya estaba por entonces retirado pero, con La Alhambra inspirándolo como símbolo de la saga de la que fue patriarca, Juan Habichuela volvió a grabar. Aquel disco último, ‘Una guitarra en Granada’, fue Grammy Latino 2008 al mejor álbum flamenco. Aquel premio internacional no fue solo a un disco, sino un reconocimiento a toda una vida consagrada humildemente al toque de acompañamiento. Una faceta poco visible, pero compleja y esencial, de la que, como siempre recordaba, “el único que llegó a ser figura fue don Ramón Montoya”. También él lo consiguió. Lo decía Matilde Coral cuando se juntaron los dos con Chano Lobato en el espectáculo ‘Historias de Arte’, que “ha sido de los mejores guitarristas, de los más serios, sobrios, elegantes, dándole sitio al cante y siempre puntero, yendo con los mejores cantaores porque es un artista al que no se le puede quitar estar en la historia de España”.

Juan Habichuela. Foto © Danielmpantiga.com
Juan Habichuela. Foto © Danielmpantiga.com

 

Eso me lo comentaba la bailaora en el backstage del Mercado de La Unión, donde el trío arrasó en 2003, un año después de la salida al mercado de su disco ‘Campo del Príncipe’. Aquella fue una reunión a tres sobrada de solera que fue para sus protagonistas elixir de juventud, medicina natural… Y homenaje en vida a tres artistas de carreras paralelas y entrelazadas que han contribuido a dignificar el género jondo a base de trabajo durante años duros. A Juan Habichuela -padre de Juan Camborio y Antonio Carmona, hermano de Pepe Habichuela, tío de Josemi Carmona y abuelo de Juan Habichuela nieto- aquel proyecto le suponía recordar: “Yo conocí a Chano en el año cincuenta y tres en El Duende. La verdad es que para mí Chano es una persona entrañable porque se ha buscado la vida en los años malos, en los años menos malos y en los años buenos de ahora cuando lo reciben, lo quieren, lo respetan. Nos admiran a pesar de los años que tenemos y para nosotros es una satisfacción enorme que el público se comporten tan bien. Creo que ni nos lo merecemos. Lo tenemos en el corazón, llevamos dentro que el público nos aplauda como nos ha aplaudido esta noche”.

Juan Habichuela. Foto © Danielmpantiga.com
Juan Habichuela. Foto © Danielmpantiga.com

No fue la última noche, ni mucho menos. Participó en el verano de 2006 en la presentación en directo del disco ‘Pitingo con Habichuelas’ en los Jardines de Sabatini de Madrid. Y en 2007, en el homenaje que se le rindió a Chano Lobato en Sevilla titulado ‘Yo soy del 27’. A su compañero cantaor (fallecido en 2009) volvería en su disco final, rescatando una bulería épica. No es al único que acompañaba en esa obra, también a Rancapino y a José Menese, y a los jóvenes Marina Heredia y Potito. A él le daba “igual el cantaor que sea, siempre que cante bien, y también me interesa ahora que sean nuevos”. Eso me contaba para una entrevista publicada en Flamenco-world.com en mayo de 2007, ilustrada con estos retratos que tomó Daniel M. Pantiga en los exteriores de Universal. También refería en aquella conversación que tenía “discos grabados con todos los cantaores que hay en España. No hay ni uno que no tenga grabado desde el año 50 hasta la fecha: Manolo Caracol, Farina, Juan Valderrama, La Niña de Antequera… Del siglo pasado no me falta ni uno”.

Juan Habichuela y Juan Carmona. Foto © Danielmpantiga.com
Juan Habichuela y Juan Carmona. Foto © Danielmpantiga.com

A pesar de ello no fue hasta 1999 cuando grabó su primera obra discográfica propia, ‘Juan Habichuela. De la zambra al duende’. Una etapa que iniciaba con el aval de toda una carrera en el acompañamiento y numerosos reconocimientos: el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba 1974, el Premio Nacional de Guitarra de la Cátedra de Flamencología de Jerez, el Compás del Cante o el Calle de Alcalá, a los que se va a sumar este agosto el tributo del Festival Flamenco On Fire 2016. Y eso que él se decía siempre “banderillero”. Si bien era, en realidad, maestro de un arte tan humilde como complejo: “La cosa es dejar al cantaor siempre que haga lo suyo, ir detrás de él y no molestarlo con muchas cosas, pararse cuando hay que pararse, sin tremendismo de ninguna clase. Hay algunos guitarristas que quieren sobresalir por encima del cantaor y eso al cantaor no le gusta. Si sales y empiezas a hacer una variación espectacular, el público lo aplaude, eso está clarísimo. Eso lo agradece el público, pero el cantaor no”. Tenía claros sus referentes: “A mí los que más me han gustado siempre para cantar son Ramón Montoya y Manolo de Huelva, es que me encantaban, tocaban con un gusto increíble. Sin hacer filigranas de ningún tipo, se te metía en el corazón lo que hacían, tan bonito y tan flamenco. Nada de tremendismo, nada de virtuosismo, sólo acompañar… y hacerlo con mucho cariño, eso es lo importante para tocar la guitarra flamenca”.

Juan Habichuela. Foto © Danielmpantiga.com
Juan Habichuela. Foto © Danielmpantiga.com

Y eso, cariño, es lo que le devuelven a Juan Habichuela hoy que se ha ido. Así se está viendo en las redes sociales, mientras -rodeado de su familia- Granada lo despide, con la capilla ardiente instalada en el Teatro Isabel la Católica. En su muro de Facebook ha escrito Estrella Morente: “Al cante se le va su guitarra… a mí… se me va un tío o un abuelo… se me van los primeros oles que me daba cuando mi cante aun era un juego… y me llamaba pajarillo… se va parte de Granada al cielo”. Arcángel dice que “se nos fue el padre del arte, maestro de maestros, sabio del flamenco, manos de oro fundido, tú supiste comprender este arte nuestro como nadie, una obra y un legado inigualable pero sobre todo un corazón sano y lleno de cariño”. Lo recuerda con fotos Paco Cortés. Y Pitingo afirma que “hoy es uno de los días más tristes de mi vida… Hoy nos ha dejado el MAESTRO Juan Habichuela… Grandísimo profesional, pero más grande como persona…”. En Twitter se replican las muestras de cariño y pesar: de El Cabrero, de Malú, de Rosario Flores, de Miguel Poveda, de Niña Pastori… y de Eva Yerbabuena, que le dedicó su función de anoche en Granada, esa ciudad cuya belleza lo embelesaba y a la que siempre quiso volver.

Flamencoymas.com -Tienda online de Flamenco