CANTE Festival Flamenco Nîmes 2015. Reseña y fotos. Juan Peña ‘El Lebrijano’, en...

Festival Flamenco Nîmes 2015. Reseña y fotos. Juan Peña ‘El Lebrijano’, en concierto

El Lebrijano con Faiçal Kourrich (foto © Danielmpantiga.com)
El Lebrijano con Faiçal Kourrich (foto © Danielmpantiga.com)

«Unos le rezan a Dios, otros le rezan a Alá y otros se quedan callados, que es su forma de rezar». No la llegó a pronunciar esta noche Juan Peña ‘El Lebrijano’ cuando cantó su himno ‘Dame la libertad’, pero escuchamos la letra por dentro igualmente. Viviendo lo que está viviendo Francia estos días, el Festival Flamenco de Nîmes 2015 acertó de pleno al programar un concierto que, uniendo a flamencos y a andalusíes, es todo un canto a la convivencia, a la concordia, al entendimiento, a la paz. Y no es un invento de ahora. ‘Encuentro’, grabado con la Orquesta Andalusí de Tánger, fue un hito en la carrera del artista allá por 1985. Sirvió para abrir nuevas vías musicales al flamenco e indagar en sus ramificadas raíces. Y también para darnos cuenta -los españoles y más, los andaluces- de que si en algo somos puros, es en que somos pura mezcla.

El Lebrijano cantando en Nîmes (foto © Danielmpantiga.com)
El Lebrijano cantando en Nîmes (foto © Danielmpantiga.com)

 

Aún nos sorprende al oído lo natural que es el diálogo entre la voz del maestro Juan Peña, la guitarra de su sobrino Pedro María y los compases de Agustín Henke, con el violín de Faiçal Kourrich, el kanun de Youssef el Mezghildi y Mohamed Amine Talassaine a la voz y el laúd. Algo sólo explicable por la cultura común. Y por la música como sentimiento que nos hace entendernos por encima de todo. De ahí que tal como pidió al público que acompañara ‘El anillo’ con palmas, el público se pusiera ipso facto a hacer compás. Quería Lebrijano ya en ese tramo final del recital, que nos divirtiéramos. Atrás fue dejando los hondos quejíos, esos sufrimientos que se dicen por seguiriyas y soleares… y que en cantaores como él suenan tan profundos, tan a verdad. Y qué bonito cómo los dijo, como si de repente nos cogiera de la mano y nos metiera en esa escena de ‘Rito y geografía del cante’, en la que canta con sus tíos y su madre María la Perrata, que vimos por la mañana en la conferencia sobre los cantes de Lebrija que le ilustró a su sobrino Gonzalo Montaño, investigador musical. Lo mismo que esas cantiñas viejitas, en las que parecía que le iba a faltar el aliento… pero siempre lo acababa encontrando.

lebrijano-nimes2015- 2
El Lebrijano con sus músicos andalusíes y flamencos (foto © Danielmpantiga.com)

 

Porque El Lebrijano experimentó esta noche algo así como «el curioso caso de Benjamin Button»: que empezó con setenta y tantos años, y acabó con treinta y cinco. Qué poder no tendrá la música. Qué poder no tendrá Juan Peña ‘El Lebrijano’, un músico que se hizo cantaor (no todos son ambas cosas), un creador que nació flamenco, y consiguió abrir nuevos caminos. Y eso nos lo recordó nada más salir a escena, regalándonos su emblemática y lorquiana ‘En el soto’. Es que cuando abre los brazos y exclama eso del «¡truena!»… no podemos si no estremecernos.

El lebrijano y su grupo saluda a Nîmes (foto Danielmpantiga.com)
El Lebrijano y su grupo saluda a Nîmes (foto Danielmpantiga.com)

 

Texto © Silvia Calado para Globalflamenco.com

[related_posts]

Flamencoymas.com -Tienda online de Flamenco