ESPECIALES Palos del flamenco. La bulería

    Palos del flamenco. La bulería

    palos-buleria
    La bulería es el estilo festero por excelencia. Dderivado de la soleá, del que toma su estructura de compás y del que se diferencia por su mayor aceleración rítmica. Según las investigaciones, se desliga de la soleá (de la cual era epílogo) a finales del siglo XIX, por obra de cantaores como El Gloria y El Loco Mateo, para adquirir entidad propia. A caballo entre ambos estilos está la bulería por soleá o soleá por bulerías, cante de origen jerezano que consiste en decir la bulería a tiempo de soleá. La bulería adopta multitud de variaciones tanto en la melodía como en la métrica y, normalmente, va acompañada de palmas a contratiempo y una pincelada de baile. Jerez de la Frontera es un claro epicentro de la bulería, aunque también son destacables las creaciones sevillanas de figuras como La Niña de los Peines o Manuel Vallejo, las formas gaditanas, las de Utrera-Lebrija o los cuplés por bulerías (letras de la canción española o el acervo popular adaptadas a dicho compás en tono menor). En el baile, la bulería ha sabido salir de la fiesta familiar para tomar entidad propia sobre los escenarios, ya sea como remate de la soleá, ya sea como fin de fiesta, fórmula que suele usarse como bis y en el que participa toda la compañía formando un corrillo en el que no sólo se lucen los bailaores, sino también los músicos (es célebre la ‘patá’ por bulerías del guitarrista Parrilla de Jerez, por ejemplo), estando permitida la broma.

    + compás

    1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 

    + letra

    «Cuando por la calle voy

    la gente me mira mucho

    y yo bonita no soy»